Lo que dicen los autores. Bloqueos de escritor. Parte 3

Silma busca apoyar a los nuevos talentos a nunca desmotivarse, a siempre luchar y buscar conseguir que sus manuscritos sean publicados, con las herramientas adecuadas, desde luego.

Pensando en esto, hemos preparado unos pequeños consejos y entrevistas de compañeros escritores, dentro y fuera de Silma, que esperamos les sirvan de apoyo para sus propios trabajos. Estén atentos a nuestra página, pues estaremos publicando estos consejos, así como temas variados, semanalmente.

Finalizando el tema del bloqueo de escritor, comentamos a nuestros entrevistados lo siguiente:


Autores como N. K. Jemisin y Sharon Shinn dicen que el escritor que apenas va iniciando su camino, ante un bloqueo, debe ser “persistente” y “arréglalo luego. Por ahora, ¡sólo escribe!”. Poniendo el ejemplo, ¿qué haces para superar a este terrible villano?

  • Carlos Calles
    La única solución, qué cliché pero ni modo, es enfrentarlo. Sentarse, leer lo escrito y corregir. Ahí es cuando entiendo eso de “escribir es un acto de valentía”. El texto es un monstruo con características similares a las nuestras, por eso es tan difícil enfrentarlo, es una lucha contra una parte de nosotros mismos. Otra posibilidad para vencer ese miedo al texto es pasarle el texto a algún amigo escritor para recibir retroalimentación desde una perspectiva fresca. Aunque, en el fondo, sigue siendo una forma de evasión, de prolongar el momento de tomar las armas y salir al campo de batalla. […] La solución es siempre empezar a escribir. Y si creo que nada sale, realizo ejercicios de escritura automática. Cierro los ojos y empiezo a escribir lo primero que me venga a la mente, sin límite y sin censura. O parto de una frase: De día soy maestro, pero de noche me convierto en un panadero. Y escribo la historia del panadero y que por las mañanas siempre estoy de nuevo en la cama. Lo que sea, lo que sirva, por más horrible o más idiota o más inútil que sea. 
  • Yolanda Chapa
    Espero a que la mente se libere, haciendo otra cosa, actuando la escena que se me dificulta, escribiendo otra cosa o entreteniéndome para despejarme. 
  • Aurora Carranza
    Lo que suelo hacer cuando me pasa es cerrar lo que estoy trabajando y relajarme, pensar en otras cosas, escuchar música que me distraiga un poco. Si intento buscar nuevas formas de inspirarme, sólo me bloqueo más, por lo que suelo distraerme en otro tema y el momento simplemente regresa a mí. Es como me ha funcionado hasta la fecha. 
  • Lorena Martínez
    Me pongo a leer lo que llevo escrito, y salta a la vista el primer problema: el lugar está mal descrito. Se corrige. Leo de nuevo: ese poder/ataque/magia/arma/objeto no lo tenía hace dos segundos. Se corrige. Leo de nuevo: El personaje, ni muerto, haría estas cosas, es tiempo de analizar las cosas y aquí salen dos caminos: resulta que hay una motivación que no había visto para que el personaje actúe de esta manera y hay que explicarlo en su pasado o en el futuro; o bien hay que deshacernos de esto y encontrar otro camino más plausible. Estos son solo algunos incidentes que me han ocurrido. Hay miles más, pero como ven lo resuelvo repasando mi historia, a veces para mayor facilidad dibujo los escenarios o los personajes para ayudarme a visualizar lo que está pasando. 
  • Nora Cayetano
    Una vez que siento que me he despejado lo suficiente, vuelvo a la historia. Si ésta sigue de terca y no encuentro cómo pasar de la escena, me la salto y continúo con lo que sigue, ya que tarde o temprano sabremos (mis personajes y yo) qué es lo que necesitamos que sucede ahí. También me sirve encerrarme dentro de mí misma, con música de fondo, para que nada ni nadie me interrumpa. Los retiros son de mucha utilidad.

Si quieres saber sobre algún tema en específico, o te gustaría preguntarnos por algún caso en particular, puedes enviarnos un correo a fan@silmaed.com o escribirnos en nuestras redes con el hashtag #PreguntaSilma.

Leave a Reply