Lo que dicen los autores. Bloqueos de escritor. Parte 1

Silma busca apoyar a los nuevos talentos a nunca desmotivarse, a siempre luchar y buscar conseguir que sus manuscritos sean publicados, con las herramientas adecuadas, desde luego.

Pensando en esto, hemos preparado unos pequeños consejos y entrevistas de compañeros escritores, dentro y fuera de Silma, que esperamos les sirvan de apoyo para sus propios trabajos. Estén atentos a nuestra página, pues estaremos publicando estos consejos, así como temas variados, semanalmente.

El tema de hoy es el bloqueo de inspiración. El peor enemigo de cualquier creativo o estudiante en medio de un proyecto importante.

¿Qué es? ¿Un miedo? ¿Pereza? ¿El final de una idea extraordinaria?
Nos dimos a la tarea de entrevistar a diferentes autores para que nos contaran cómo libran esta batalla. He aquí sus respuestas:


¿Cómo experimentan el bloqueo de escritor?

  • Carlos Calles (El polvo que se acumula en los objetos)
    Más que bloqueo, hay días que a mí me da miedo la página. Y no la página en blanco, sino la página ya escrita. Ese momento en el que me enfrento a lo que escribí el día anterior y tengo que revisarlo antes de seguir. […] También hay días que, simplemente, prefiero no escribir. Si me siento cansado, con hambre o lo que sea. Entonces tomo un libro y leo. O juego Nintendo. O cocino. Y aunque no sea consciente, en el fondo estoy jugando con las ideas o cocinándolas. Escribir es una actividad de gozo, si en definitiva no estoy en el ambiente, no escribo. Pero los demás días me obligo, para no fallarle a la disciplina, a sentarme y a sacarle filo a la punta del lápiz. Escribir es lo más divertido de mi vida.
  • Yolanda Chapa (Lani y el encuentro con la muerte)
    Con frustración al principio, pero luego me pongo a pensar en posibles soluciones o dejo pasar el tiempo para meditar con la mente más clara.
  • Aurora Carranza (La Conquista de los Dioses)
    El bloqueo lo experimento muchas veces cuando tengo que hacer un cambio de escena drástico o cuando tengo que escribir un momento con fuertes emociones. Siempre que hay un cambio extremo me quedo en seco. […] Esos bloqueos son horribles. Viéndolo como mis personajes, los puedo ver varados en medio de la nada, en una isla sin siquiera un solo árbol y con el mar enfrente.[…]
  • Lorena Martínez (Sombras)
    Mucho tarde en descubrir que en mi caso no es que no sepa qué escribir, o que me de miedo la página en blanco, o que no quiera recortar mis escritos; la realidad es que lo que estoy escribiendo o ideando no me gusta, o no cuadra, o es trilladísimo o cursi. No es a donde quiero ir. Y eso me deja sin escribir por días. Hasta que me pongo a pensar qué es lo que no está cuadrando. ¿Por qué la escena no parece tener cabida? O, ¿por qué el diálogo no me gusta? ¿Qué es lo que está mal con las acciones que están tomando los personajes? ¿Por qué el personaje se rehúsa a hacer lo que le pido? Entonces es tiempo de tomar acción.
  • Nora Cayetano (Toy-Box)
    Casi siempre, cuando me bloqueo es porque las cosas que ocurren en mi día a día me tienen saturada. Entonces, cuando al fin me puedo poner delante de una hoja en blanco o de la computadora, en vez de ponerme a escribir, mi mente busca vaciarse en redes sociales o en alguna lectura ajena a mis proyectos. Si trato de forzarme y escribir algo decente, no puedo sacar más que una línea o un fragmento de escena que no termina de convencerme. Así experimento mi bloqueo de escritor.
  • Felipe Montes (Yerbabuena)
    No entiendo, y creo que no existe, ese famoso bloqueo creativo. Quizá existen el cansancio y el aburrimiento, aunque también podríamos dudarlo, y a partir de ellos hemos inventado el pretexto de tal bloqueo. Pero no hay bloqueo.

Si quieres saber sobre algún tema en específico, o te gustaría preguntarnos por algún caso en particular, puedes enviarnos un correo a fan@silmaed.com o escribirnos en nuestras redes con el hashtag #PreguntaSilma.

Leave a Reply